El incesante control del dengue en Sri Lanka | World Mosquito Program Skip to main content
Colombo1

Si se pregunta a los habitantes de Sri Lanka por el dengue, la primera palabra que responden es "miedo". Los lugareños dicen que esta enfermedad transmitida por los mosquitos puede afectar a cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier momento. El peligro siempre está latente.

No hay ninguna píldora o vacuna que proteja del dengue. Tampoco un remedio de amplio espectro para curarse de él. Si tienes suerte, tus síntomas pueden ser leves. Pero para muchos, es la peor enfermedad que han experimentado. Peor aún es que puede ser mortal.

Cualquier persona con la que se hable en Sri Lanka conoce a alguien que ha sufrido la versión más grave del dengue.

Thilaka Hettikodahe, quien vive en la capital, Colombo, dice que su hijo de 10 años ha contraído dengue varias veces, e incluso una vez fue hospitalizado por esta causa. El hijo de su hermano apenas sobrevivió al dengue, y el hijo de un vecino murió a causa de él.

"Me enfrenté a muchas dificultades... Tenía mucho miedo. Incluso me desmayé una vez", dice Thilaka al hablar de la enfermedad de su hijo.

Me da mucho gusto participar en esta iniciativa. Todos los niños son como mis propios hijos. Si el dengue se puede eliminar por completo, me sentiría muy aliviada.
Thilaka Hettikodahe
Residente en Colombo y madre
Thilaka2

Otros hablan de familiares adultos debilitados por el dengue, incapaces de trabajar y cuidar de sus familias, y apenas con fuerzas para caminar, incluso 1 ó 2 meses después de haberse recuperado.

"Si un padre o madre se infectan, ¿quién va a cuidar de sus hijos? ¿Cómo van a ganarse la vida? Estar infectado por el dengue es un desastre", concluye Kavindya Candappa, una mujer que ha visto de cerca los efectos del dengue como Coordinadora de Campo del World Mosquito Program en Sri Lanka.

Entonces ¿cuál es la gravedad del dengue en Sri Lanka?

Las estadísticas muestran que en los últimos años los casos de dengue han aumentado, con más de 40 mil infectados por año en la última década, y 186 mil casos en 2017. Sin duda, la enfermedad se ha convertido en un grave problema de salud pública en todo el país.

El monje budista Kalaganwaththe Silalankara Thero lo expresa así: su país ha tenido un "problema de mosquitos" desde siempre.  "Todo el mundo le teme mucho al dengue... Este diminuto mosquito transmisor del dengue puede acabar con la vida de alguien fácilmente... Sólo debido al COVID-19 es que la gente se ha olvidado del dengue por el momento. Creo que el dengue es más mortal que el COVID-19", añade.

Nimalka Pannila Hetti, Doctora de la Unidad Nacional de Control del Dengue, quien lleva 13 años trabajando en las medidas públicas de control del dengue en Sri Lanka, pone las cosas en perspectiva:

"El dengue es una enfermedad que no es susceptible de ser erradicada porque puede haber muchos criaderos ocultos, que todavía tienen potencial de aumentar. La mayoría de los criaderos no pueden ser eliminados, por lo tanto, para la erradicación debemos tener una vacuna o eliminar los criaderos al 100%. Así que, a falta de ambas posibilidades, debemos pensar en otras medidas para mantener el dengue a raya".

Combatir el dengue desde adentro

Buscando esas medidas es que llegó una nueva forma de combatir el dengue a Sri Lanka; fue introducida en marzo de 2020 por el World Mosquito Program con el apoyo del Ministerio de Salud de Sri Lanka y la Unidad Nacional de Control del Dengue.

La medida consiste en criar mosquitos portadores de la bacteria natural Wolbachia, que les impide transmitir el dengue a los humanos. Estos mosquitos se liberan en zonas de alto riesgo de dengue, se reproducen con los mosquitos locales y así transmiten la Wolbachia de una generación a otra, hasta que la mayoría de la población de mosquitos es portadora de la bacteria.

Los huevos de mosquito con Wolbachia se han introducido en dos zonas de Colombo, el Consejo Municipal-Distrito 1 (CMC-D1) y Nugegoda -con una población de más de 200 mil habitantes-, donde los índices de dengue son elevados.

Los contenedores llenos de huevos se colocan semanalmente, de modo que los mosquitos con Wolbachia son liberados regularmente por el personal del World Mosquito Program con el apoyo de los miembros de la comunidad y los Inspectores de Salud Pública.

"Normalmente, hablamos de destruir el mosquito. Pero con este método, liberamos mosquitos con Wolbachia en el medio ambiente", dice Thilaka Hettikodahe.

"Si hay una forma de no destruir el mosquito y al mismo tiempo minimizar el riesgo de ser infectado por el dengue, la adoptaríamos con gusto", añade Kasun Chameera, un miembro de la comunidad que ha estado apoyando el trabajo del World Mosquito Program en Colombo.

Todo el mundo teme tanto al dengue… Este diminuto mosquito del dengue puede acabar con la vida de alguien con tanta facilidad.
Kalaganwaththe Silalankara
Monje Budista, Colombo
Kalaganwaththe

En un país ampliamente budista, sus comentarios atestiguan el principio de no hacer daño y tener respeto por toda la vida.

Los habitantes de Colombo admiten que al principio estaban preocupados por el método Wolbachia. “¿No habría más mosquitos que trajeran más dengue? ¿No podrían los nuevos mosquitos portar otras enfermedades?", querían respuestas a sus inquietudes. 

Pero a medida que aprendieron más sobre el funcionamiento del método y el éxito que ha tenido en otros lugares, lo aceptaron rápidamente. De hecho, sin su apoyo y participación, las liberaciones no habrían sido posibles.

La fase inicial del proyecto concluirá en junio de 2021, pero sus efectos se supervisarán durante los próximos cinco años. Hay planes para ampliar las liberaciones en la Provincia Occidental e introducir gradualmente el método de Wolbachia en otras zonas del país.

Pasará algún tiempo antes de ver resultados significativos, pero tanto los residentes de Colombo como el personal sanitario describen el método Wolbachia como una oportunidad, más eficaz y sostenible, que las medidas anteriores utilizadas para controlar la propagación del dengue.

"Todos los niños son como mis propios hijos. Si el dengue se puede eliminar por completo, me sentiría muy aliviada. Me gusta participar en estos proyectos. Me hace muy feliz", concluye Thilaka Hettikodahe, la madre cuyo hijo sobrevivió al dengue y uno de los miembros de la comunidad que apoya el trabajo del World Mosquito Program, llevando la esperanza de un futuro sin dengue a Sri Lanka.