Revolucionarios resultados de ECA: revisado por pares y publicado | World Mosquito Program Skip to main content
RCT Lab

“El New England Journal of Medicine (Periódico de Medicina de Nueva Inglaterra) es la revista de medicina de mayor impacto y alto perfil del mundo. Una publicación en ella llega a una audiencia global y es testimonio de la más alta calidad en investigación médica”.

El Director de la Central de Oceanía del WMP, Cam Simmons, compara el ensayo controlado aleatorio de 27 meses en Yogyakarta con el horneado de un pastel perfecto, cuyos muchos ingredientes incluyen el involucramiento con la comunidad local, la coordinación con una red de clínicas de atención primaria, el trabajo de campo, la liberación, recolección y monitoreo de mosquitos, y mucho más. Él explica que todas esas cosas tienen que estar perfectamente alineadas y ejecutadas para lograr el resultado deseado.

“Ver el ensayo responder del modo en que lo hizo”, dice el profesor Simmons, “fue una hermosa guinda sobre un pastel de quince a veinte años de trabajo duro”.

El resultado del ensayo fue una profunda reducción en la incidencia de dengue en los barrios de Yogyakarta donde se liberaron los mosquitos portadores de Wolbachia. La publicación de los resultados en el New England Journal of Medicine habla de lo significativo del resultado.

El 77% de reducción en la incidencia de dengue y 86% de reducción en hospitalizaciones por dengue demostrados en la prueba establece un nuevo precedente para la lucha contra el dengue, una enfermedad que ha sido un problema creciente a través del mundo tropical por más de cinco décadas. Ninguna de las medidas de control utilizadas en el pasado ha mostrado nada parecido a este tipo de efectividad

La Directora de Evaluación de Impacto del WMP, Katie Anders, ha estado trabajando en el dengue durante los últimos 13 años. Ella le da el crédito a la Universidad de Gadjah Mada, a los equipos de participación comunitaria y a la comunidad de Yogyakarta por ayudar a construir el apoyo local que ha hecho posible el trabajo

“Realmente pienso que los resultados de este ensayo cambian el juego”, dice la Dra. Anders. “Ha habido un montón de gente observando nuestro trabajo por años, esperando a ver los resultados de este ensayo. Ahora que se han publicado, la gente no necesita creer en nuestra palabra. Pueden ver por sí mismos. Los datos están allí mostrando que esto realmente funciona para prevenir el dengue”

Desde que el ensayo terminó, la intervención se ha expandido para cubrir toda la ciudad y distritos aledaños. De aquí a 12 meses, 2,5 millones de personas pueden tener la expectativa de ser beneficiadas por la protección contra el dengue que proporciona Wolbachia.

La profesora Adi Utarini se unió al proyecto en Yogyakarta en 2013. Así como está orgullosa del éxito de la prueba, ella también sabe qué significan para su comunidad de Yogya las implicancias de largo plazo.

“En Indonesia venimos combatiendo el dengue por más de cinco décadas”, dice. “El dengue siempre ha sido un problema serio, especialmente si lo vemos desde la perspectiva de la sociedad. Por mucho tiempo, la gente siempre ha experimentado esporádicos momentos de pánico, especialmente durante la estación lluviosa. Aún peor, esta enfermedad golpea mayormente a los niños, volviendo la tasa de mortalidad infantil relativamente alta”.
Prof Adi Utarini

Desde una perspectiva global, el resultado representa el fin de la fase de investigación del programa y el comienzo de una nueva fase: la de implementación del método a escala. Para Yogyakarta, representa una renovada esperanza de un futuro libre del miedo de que tu hijo vuelva a casa con fiebre.

“Una reducción del 77% en dengue - después de todos los programas de intervención que se han realizado en Indonesia por más de 50 años - es significativo”, dice la profesora Utarini. “Es como la luz que brilla en la oscuridad, algo que la gente ha estado deseando. Realmente es todo un logro”.

Para Cam Simmons - quien comenzó su carrera monitoreando pacientes de dengue desde el extremo de las camas de hospital en la ciudad de Ho Chi Minh - es un momento emocionante para la prevención de enfermedades. Él ha visto de primera mano la devastación que el dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos pueden infligir.

“El mayor impacto para mí todos los días al visitar la unidad de cuidados intensivos pediátricos eran las familias que caminaban y esperaban en la puerta. Esperando tener novedades sobre su niño. Así que para que este trabajo elimine esa ansiedad de todo un sector de la comunidad - que ya no tendrán que quedarse en el hospital con sus hijos a causa de enfermedades tropicales - es la mayor recompensa que puedo pensar. Eliminar esa mirada de preocupación por sus hijos en los ojos de los padres… esa es una recompensa enorme”.
Professor Cam Simmons