Mrs Sugiyanti – nacer y crecer en Yogya | World Mosquito Program Skip to main content
Sutini Sugiyanti, a community volunteer in Indonesia
Sutini Sugiyanti, voluntaria en Indonesia

Rukun Warga (RW6) es una pequeña aldea dentro del pueblo urbano de Sorosutan, en el corazón de la ciudad de Yogyakarta.

El barrio es un laberinto de carriles, callejones y calles estrechas. Es un lugar relativamente tranquilo, aparte del zumbido de las motos y el piar de los pájaros dentro de sus jaulas, que adornan las pulcras casas de colores pastel.

Esto es vivir en alta densidad demográfica. La vida cotidiana se desarrolla en las calles. No hay parques ni caminos ni espacios de juego.  Cada centímetro cuadrado de espacio está ocupado por algo. Un entorno perfecto para que los mosquitos se reproduzcan, se alimenten y propaguen enfermedades, donde la humanidad se condensa y una comida segura está disponible todo el tiempo.

La Sra. Sutini Sugiyanti, o más cariñosamente la Sra. Yanti, conoce RW6 mejor que la mayoría. Aquí es donde nació. Y donde ha vivido toda su vida.

"No es un lugar ideal para que un niño crezca", dice. "No hay parques infantiles para jugar, teníamos que jugar en la calle. Pero es tranquilo y seguro".

Las enfermedades transmitidas por los mosquitos, especialmente el dengue, han sido un problema estacional aquí durante muchas décadas. El brote en 2016 fue uno de los peores que la señora Yanti puede recordar. Hubo un total de 1,700 casos y 13 muertes en toda la ciudad. La mayoría de los infectados eran niños en edad escolar de entre 7 y 14 años

"A menudo había hasta diez casos en todo nuestro pueblo, pero en aquel momento había cinco casos sólo en esta pequeña aldea. Nuestra zona fue declarada la número uno con más casos notificados de todas las zonas de la ciudad. Nos sentimos avergonzados. Era como si viviéramos sucios".

Bird cages hanging in the streets of Yogyakarta City
Jaulas para pájaros colgando en las calles de Yogyakarta

Miembro respetado y arraigado de la comunidad local, la señora Yanti también es portavoz de un movimiento de bienestar familiar conocido como PKK. Todos los meses se la invita a asistir a una reunión en la oficina del pueblo donde se discuten asuntos públicos y anuncios para su difusión a la comunidad en general.

En 2016, uno de los asuntos a debatir fue la introducción del método Wolbachia  del World Mosquito Program y cómo los hogares locales podrían participar en una liberación de prueba de mosquitos portadores de Wolbachia en sus casas y alrededores.  

Naturalmente, al principio hubo cierta reserva sobre el programa, con la preocupación de un aumento de la población de mosquitos. Pero cuanto más se explicaba el método, más crecía la aceptación de la comunidad.

"La mayoría de la gente aceptó el programa, salvo uno o dos", recuerda la señora Yanti. "La gente está orgullosa de formar parte de un programa internacional. Se sienten tomados en cuenta. Se dan cuenta de que Yogyakarta es el centro de una parte fundamental de esta investigación".
Sutini Sugiyanti

En cualquier proyecto del WMP, la comunidad desempeña un papel fundamental en la ejecución. Sin su apoyo y participación, no habría proyecto alguno. Pero después de años de vivir con el temor de una nueva temporada de dengue, los habitantes de pueblos urbanos como el de la señora Yanti suelen sentirse aliviados al saber que pueden formar parte de la solución. 

"Me alegro de participar. Siempre que tengo la oportunidad, le recuerdo a la gente que debe mantener un estilo de vida saludable. Sabía que esto sería beneficioso para el barrio. Esperamos firmemente estar libres del miedo a los mosquitos. Todos deseamos vivir sin dengue".