Explicativo: El impacto mortal del dengue en los niños | World Mosquito Program Skip to main content
Girl in the waiting room, Vietnam
El dengue grave afecta a la mayoría de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las principales causas de hospitalización y muerte entre los niños de estas regiones.

"Tenía alucinaciones de que me iba a morir", dice Thinh Cuong Trinh. Con tan solo 13 años, Thinh ya ha sido hospitalizado dos veces por dengue.

Recuerda vívidamente la fiebre paralizante, la pérdida de apetito, los dolores de cabeza y la fatiga que se han convertido en parte de su infancia. Es una enfermedad que ha agotado emocionalmente a su familia.

En Thu Dau Mot, un pequeño pero próspero centro urbano que bordea el río Saigón en el sur de Vietnam, donde vive Thinh, el dengue ha ensombrecido durante mucho tiempo el orgulloso espíritu comunitario local.

Hogar de 99 millones de personas, un pequeño pero próspero centro urbano que bordea el río Saigón en el sur de Vietnam, donde vive Thinh, el dengue ha ensombrecido durante mucho tiempo el orgulloso espíritu comunitario local.

 Casi la mitad de todos estos casos de dengue se registran en la región de origen de Thinh, sin embargo, cientos de miles de casos más pasarán desapercibidos.

Día Mundial del Niño

También conocida como la “fiebre rompe huesos” debido al dolor intenso que puede causar, el dengue es la enfermedad tropical de más rápida propagación en el mundo. La infección viral se transmite a los humanos a través de las picaduras de mosquitos Aedes hembra, que prosperan en áreas urbanas tropicales y subtropicales.

Cualquiera puede experimentar los síntomas más graves del dengue. Pero los niños, en particular los menores de cinco años corren un mayor riesgo de contraer dengue grave.

El dolor de Thinh

“Mi hijo no podía caminar, le dolía el estómago, le sangraba la nariz, le sangraban las encías y tuvo que ser hospitalizado de inmediato”, dice la madre de Thinh, Ngan Thi Ngoc Le, quién también padeció dengue.

Ngan ha pasado muchas noches sin dormir cuidando a sus hijos enfermos y visitando hospitales. “Me preocupan los brotes de dengue en la comunidad ya que mi familia tiene dengue todos los años”, comenta.

La segunda vez que su hijo enfermó de dengue, supo que era más grave.

Photo: Ngan Thi Ngoc Le with her 13-year-old son Thinh Cuong Trinh
Ngan Thi Ngoc Le con su hijo de 13 años Thinh Cuong Trinh

“Su condición era terrible y el nivel de plaquetas era muy bajo. Yo estaba aterrorizada y pensé que Thinh estaba a punto de morir. El gritó, lloró y apagó todas las luces, ya que solo quería quedarse en la oscuridad. Dijo que vio un fantasma.

Thinh sobrevivió. A pesar de tener dificultades para caminar al principio y una recuperación lenta, pudo volver a sus estudios. “Acabo de terminar un examen (antes) y luego tuve que quedarme en casa durante casi un mes. Cuando estaba de regreso en la escuela, todo era nuevo para mí”.

Costo social

Su historia es familiar en muchas partes del mundo donde los jóvenes con dengue se ven obligados a faltar a clases. La pandemia de Covid-19 ha añadido más complejidades a las familias que viven en áreas afectadas por el dengue, y la carga adicional para el sistema de salud dificulta aún más el acceso a los medicamentos.

Nguyen Thi Thanh Nga, promotora comunitaria de salud de la ciudad, explica que el impacto del dengue lo siente toda la familia.

“En los últimos años ha habido muchos brotes de dengue que han afectado la salud y el bienestar de los lugareños, principalmente de los niños”, comenta. “Si un niño está en el hospital, los padres deben concentrarse en cuidarlo y sus ingresos se ven muy afectados”.

Aumento del número de casos de jóvenes

A poco más de una hora en auto hacia el sur, la ciudad más poblada del país, Ciudad Ho Chi Minh, ha visto un número creciente de jóvenes con casos graves de dengue este año. Los hospitales han informado de niños que sufren de shock severo, daño hepático y otros que necesitan diálisis.

“La tasa de niños que contraen dengue grave es más alta que la de Covid-19 y el tiempo de leve a grave es muy rápido, lo que requiere una detección temprana”, comentó a Asia News Network el Dr. Truong Huu Khanh, vicepresidente de la Unión de Enfermedades Infecciosas de HCMC, en abril.

Cada año, el Hospital de Enfermedades Tropicales de la ciudad atiende de tres a cuatro mil niños con dengue. Hasta quinientos de estos pacientes experimentarán shock y requerirán cuidados intensivos.

Día Mundial del Niño

El Dr. Huynh Trung Trieu es el subdirector de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) del hospital y ha sido testigo de un fuerte aumento en las admisiones de niños.

“Durante el pico de la temporada del dengue, a menudo de julio a noviembre, los hospitales pediátricos de la ciudad y la UCIP están desbordados”, comenta el Dr. Trieu.

“El problema del desequilibrio entre la disponibilidad de recursos y los pacientes nunca se ha resuelto. Es aún peor después de la pandemia de Covid-19”. 

El Dr. Trieu explica que con cuatro serotipos diferentes del virus del dengue, la recuperación de uno no protege contra la infección de otro.

“Los niños en áreas endémicas pueden contraer dengue a una edad muy temprana y tienen poca protección contra otros serotipos. Con una segunda infección, es más probable que desarrollen dengue grave”.

Durante el epicentro de la pandemia de Covid-19, la UCIP se convirtió en una unidad de cuidados intensivos y solo recientemente se reabrió para tratar a pacientes con dengue.

illustration
 

“Cuando un paciente llega a la UCIP con shock, es difícil explicarle a la familia de inmediato qué tan grave es y predecir el resultado”, comenta el Dr. Trieu.

“Siempre están muy preocupados. Tenemos que pedir a los padres que dejen a su hijo en cuidados intensivos y que esperen fuera de la unidad. Están llorando y tengo que pedirles que confíen en mí”.

“Manejar casos graves a diario, enfrentar la diferencia entre la supervivencia y la muerte, puede ser muy difícil”.

 

Girl waits for the doctor
“Los niños en áreas endémicas pueden contraer dengue a una edad muy temprana y tienen poca protección contra otros serotipos”. – Dr. Trieu.

Los pacientes del Dr. Trieu reciben una cantidad de líquido meticulosamente medida. Saber cuándo dar más, cuándo dar menos y cuándo parar es un arte. La gran mayoría de los casos se recuperará, pero si el niño ha ingresado demasiado tarde, puede haber un daño significativo en los órganos y podría morir.

“No mueren inmediatamente como con un paro cardíaco. Con el shock del dengue no sucede así”, explica el Dr. Trieu.

“Entonces tenemos que explicarle a la familia gradualmente para tratar de ayudarlos a aceptar la situación. No pueden aceptar que su hijo haya muerto después de solo varios días con fiebre. Es doloroso para la familia y para el personal”.

“Cada muerte que recuerdas para siempre. Entonces, la sensación de ver a un paciente recuperarse y recibir el alta es más valiosa que cualquier otra cosa para un médico”.


Estudios globales
 

Hoy en día, el dengue grave afecta a la mayoría de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las principales causas de hospitalización y muerte entre los niños de estas regiones. Estudios en Asia y América Latina han demostrado que tanto la carga de la enfermedad del dengue como el riesgo de resultados clínicos graves son mayores en los niños pequeños que en los adultos.

Frame picture
El dengue grave también se observa en bebés menores de un año en entornos de alta transmisión.

Entre 132.000 niños hospitalizados con dengue en Ciudad Ho Chi Minh entre 1996 y 2009, los niños de 6 a 10 años tenían el mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave, pero los niños menores de cinco años tenían una probabilidad significativamente mayor de morir de dengue. El mismo estudio encontró que las niñas tenían un riesgo mucho mayor de enfermedad grave por dengue y muerte que los niños.

El dengue grave también se observa en bebés menores de un año en entornos de alta transmisión, con la hipótesis de anticuerpos del dengue adquiridos de la madre en el útero, puede ser un factor de riesgo predisponente para la enfermedad grave en este grupo de edad muy joven. Las mujeres embarazadas infectadas con dengue también pueden transmitir el virus a su feto, y algunos estudios han demostrado que las mujeres infectadas con dengue durante el embarazo tienen un mayor riesgo de resultados fetales adversos, con bajo peso al nacer y parto prematuro.

Día Mundial del Niño
 

La Dra. Duong Le Quyen, epidemióloga y líder en Vietnam del World Mosquito Program, también investigó los impactos del dengue en la ciudad costera del sur de Nha Trang.

“Mi estudio durante el período 2006-2016 observó un cambio en las incidencias máximas de dengue hacia grupos de edad más jóvenes, con niños menores de cinco años experimentando tasas de incidencia comparables a los niños mayores”, comenta la Dra. Quyen.

“Los datos de dengue de la vigilancia nacional en Vietnam entre 2016 y 2020 mostraron que alrededor del 40 % de los casos de dengue notificados en el país son niños de 15 años o menos”.

A mother looks after her daughter in hospital
El dengue grave se ha convertido en una de las principales causas de hospitalización y muerte entre los niños en la mayoría de los países de Asia y América Latina.

En Indonesia, un estudio en la ciudad de Yogyakarta mostró que el 30% de los niños de dos años habían estado expuestos al dengue y el 88% de los de 10 años. También encontró que la mitad de todos los casos de dengue informados entre 2006 y 2016 fueron niños de 11 años o menos.

Impacto climático
 

En una importante encuesta reciente realizada por la organización benéfica internacional para niños, Save the Children, cuatro de cada cinco jóvenes en 15 países dijeron que ven el cambio climático y la desigualdad económica a diario. Muchos vincularon el clima extremo y la mayor incidencia de desastres con problemas de salud causados por la exposición al calor y la falta de acceso al agua.

Estos patrones climáticos cambiantes y el clima extremo, como sequías, inundaciones, olas de calor y lluvias, son cada vez más frecuentes y severos, lo que proporciona condiciones favorables para que los mosquitos se reproduzcan. El aumento de las temperaturas está ampliando las geografías adecuadas para la transmisión del dengue y contribuyó a las epidemias mundiales de chikunguña y zika durante la última década.

“Cuando tenía seis meses, llovía mucho y el agua se acumulaba en la basura y atraía a los mosquitos”, dice Oriana, de 15 años, que huyó de la violencia en Venezuela con su familia cuando era bebé. Oriana, una de los más de 42,000 niños y jóvenes entrevistados en la encuesta, ahora vive en Colombia.

“En ese momento, el dengue era bastante común. Muchos niños murieron a causa de la enfermedad y yo me contagié y estuve al borde de la muerte. Me dio dengue hemorrágico por la picadura de un mosquito y el médico le dijo a mi mamá que se despidiera de mí porque no había nada más que pudieran hacer”.

children on swing
Muchos niños se infectan con el virus del dengue porque tienden a jugar afuera, donde son propensos a un ataque de mosquitos Aedes". - Dra. Quyen.

A medidad que el cambio climático prolongue la temporada de mosquitos y amplíe el alcance de la criatura más mortífera del mundo a nuevas regiones, muchos más jóvenes en todo el mundo serán vulnerables a las enfermedades transmitidas por mosquitos. Estos impactos serán experimentados de manera desproporcionada por países y comunidades que ya están en mayor riesgo, tienen menos probabilidades de tener acceso a atención médica de calidad y son los menos responsables de las causas del cambio climático.

Las devastadoras inundaciones en Pakistán provocadas por las fuertes lluvias monzónicas han provocado brotes cada vez mayores de enfermedades transmitidas por el agua y por mosquitos, incluido el dengue. El Fondo Internacional de Emergencia para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF) dice que más de 16 millones de niños se ven afectados por las inundaciones y corren el riesgo de contraer enfermedades.

“La situación de las familias paquistaníes es más que sombría, y los niños desnutridos luchan contra la diarrea y la malaria, el dengue y muchos sufren dolorosas enfermedades de la piel”, dice el representante de Unicef en Pakistán, Abdullah Fadil. “Los niños y niñas de Pakistán están pagando el precio de un desastre climático que no han provocado”.

Día Mundial del Niño
 

Esperanza para el futuro

Con mil millones de personas adicionales proyectadas a estar en riesgo de contraer dengue para 2080, los científicos buscan fortalecer las capacidades de vigilancia y aplicar enfoques sostenibles y basados en evidencia para el control de mosquitos y la prevención de enfermedades.

En Thu Dau Mot, la familia de Thinh da la bienvenida a un nuevo enfoque, Wolbachia, la solución innovadora para el dengue del World Mosquito Program. Una bacteria simbiótica que se encuentra en la mitad de la mayoría de los insectos. Wolbachia bloquea la transmisión de virus cuando se introduce en los mosquitos Aedes aegypti.

Las liberaciones a corto plazo de mosquitos Wolbachia en comunidades afectadas por el dengue permiten que Wolbachia se propague a la población local de mosquitos, 'inmunizándola' efectivamente contra el dengue y otros virus..

El método autosuficiente, seguro y rentable se ha implementado en 11 países durante la última década, llegando a más de 10 millones de personas, y se ha demostrado  su eficacia para el control del dengue en múltiples ensayos de campo.

“El dramático aumento de casos de dengue durante la última década requiere un método de prevención sostenible y a largo plazo”, comenta la Dra. Quyen. “Necesitamos proteger a los niños, la fuerza laboral y los ancianos de nuestras comunidades con anticipación, en lugar de esperar hasta que sea demasiado tarde”.

Children in the playground
Las comunidades han adoptado la solución Wolbachia, emocionadas por un futuro en el que no tienen que temer que sus hijos terminen en el hospital.

Desde mayo de 2022, se han realizado lanzamientos en la ciudad del sur de Vietnam. Estos concluyeron el mes pasado junto con otros en My Tho.

Las comunidades han aceptado la solución, entusiasmadas por un futuro en el que no tengan que temer que sus hijos terminen en el hospital. Muchos se ofrecieron como voluntarios para albergar contenedores de liberación de mosquitos (MRC) y ayudaron al personal de WMP a encontrar lugares adecuados y seguros para ellos.

“Creo que ha tenido un impacto significativo”, dice la madre de Thinh, Ngan Thi Ngoc Le. “Sería maravilloso si no hubiera dengue”.