2020 - No hay palabras | World Mosquito Program Skip to main content

Bueno, hay algunas...

He aquí algunas imágenes que capturan algunos de nuestros logros a lo largo del año más desafiante que se pueda imaginar.

SriLanks
 

Colombo

Un nuevo proyecto en una nueva ciudad en un nuevo país. La respuesta de la comunidad a la implementación de nuestro programa piloto en Colombo, Sri Lanka ha sido abrumadoramente positiva. En un país donde el dengue ha emergido como una de las mayores preocupaciones en salud pública, nuestro método es bienvenido tanto como es necesaria una solución. Aquí vemos el tuk tuk de WMP seguido de una banda local marchando para ayudar a correr la voz sobre nuestra llegada.

BrazilClassroom
 

Niterói

Nuestros equipos en Brasil disfrutan de una relación productiva y recompensante con las escuelas, ayudando a crear conciencia sobre los mosquitos y nuestra intervención en las aulas en Río y Niterói. Aquí, un futuro genio entra en confianza con algunas larvas de mosquito bajo la guía de uno de nuestros entomólogos de campo.

LaPaz
 

La Paz

La Paz, México es un lugar vivaz e intrigante con el clima de un desierto. Súper caliente con muy pocas lluvias, es uno de los entornos en los cuales implementar nuestro método. México también sufrió plenamente el calor de la pandemia. Aún así, de algún modo, después de pilotos exitosos el año anterior, 2020 vio expandirse el proyecto a liberaciones por toda la ciudad.

Zoom
 

Ciudad de Ho Chi Minh

¿Se ve familiar? A pesar de todo, el espectáculo debe continuar. Estas reuniones estilo Tribu Brady se volvieron la norma en un año en que lo único seguro es poder decir que no lo fue. Aquí estamos para reunirnos en persona, reencontrarnos con nuestras comunidades y liberar más mosquitos para proteger a más gente en 2021.

Adi44
 

Prof Uut

Nuestra líder científica en Yogyakarta, Adi Utarini, tuvo un año marcado por el triunfo y la tragedia. Ella y sus equipos celebraron el resultado del ECA mencionado al comienzo de la página antes de que tristemente perdiera a su esposo por el COVID-19. Su contribución al programa y al progreso científico fue reconocido en las Diez personas que ayudaron a construir ciencia en 2020 por la revista Nature.

Como la mayoría de las organizaciones, comunidades e individuos por todo el planeta, la disrupción causada por la pandemia global se seguirá sintiendo durante algún tiempo. Pero el impacto de COVID también nos ha obligado a aprender algo sobre nosotros mismos. Todos aprendimos nuevas maneras de hacer las cosas. Aprendimos que somos resilientes y adaptables como una unidad extendida a través de varios continentes. Y aprendimos que nuestra ambición de proteger comunidades de las enfermedades contagiosas es ahora más pertinente que nunca.